sábado, 26 de agosto de 2017

Aqui estoy





Aquí estoy

¿Por qué aguardas con impaciencia las cosas? Si son inútiles para tu vida, inútil es también esperar. Si son necesarias, ellas vendrán a su tiempo ¿Crees tu que el destino se equivoca? ¿Piensas que el naranjo dará una naranja menos de las que debe dar en esta estación?¿Imaginas que va a olvidar el rosal alguna rosa? La ansiedad de tus deseos sería como el afán de esos comerciantes que apresuran la madures de las frutas para venderlas, tu conducta es apresurada como la de los niños que bebe la limonada antes de que disuelva el azúcar o te dices ¡Yo no puedo vivir sin esto! ¡Di más bien, No puedo vivir con este deseo! Si dejas la ansiedad en lo profundo de tu corazón y solo dejas que asome una quieta, dulce y suspiradora esperanza, mas pronto de lo que imaginas tu anhelo, llegara sonriendo y te dirá: AQUÍ ESTOY¡¡  
                                     YogaKoumi, 
                                               vida&paz

viernes, 21 de julio de 2017

Cuando de Paciencia se Trata



En mi niñez, mis abuelas tenían un refrán para cada situación de la vida y la paciencia no estaba ajena a su sabiduría, aun recuerdo con claridad cuando comentaban en plena espera “Paciencia piojo que la noche es larga. “ Sin dudas esperar es fastidioso, incomodo, agotador, desagradable, los niños y nosotros los adultos hemos experimentado episodios de espera. Vivimos en mundo que ofrece comidas rápidas, café express, mensajería instantánea, dietas relámpagos para adelgazar, medicamentos de liberación rápida, la velocidad de la internet ha venido superando los gigabystes, dándole paso al terabits, al descifrar estas dimensiones el resultado es: No nos gusta esperar, queremos lo que queremos de manera inmediata Dadas estas cortas repuestas es conveniente revisar el termino. Desde el enfoque de Santiago.1:3-4 Al probarse la Fe, produce paciencia, la paciencia hace perfecta la tarea. En la opinión de @yogakoumi, entendemos paciencia como  la virtud de perseverar de forma activa, significa ser constante, ejercer la Fe, mantener las esperanzas vivas, es enfrentar dificultades con valentía, con fortaleza, es luchar contra las adversidades con decisión. La paciencia no la podemos entender como la capacidad de aplazar por un tiempo nuestros deseos, no es la resignación pasiva, ni es dejar de actuar por causa de nuestros temores. En el ámbito espiritual la paciencia desencadena la purificación que refina el entendimiento, incrementa la felicidad, genera paz, esperanza, nos ayuda a identificar nuestros dones y talentos.En esencia todo proyecto, obra, sueño o plan esta subscrito al poder de la  paciencia. 

Tus amigos: Martin&Deme

lunes, 6 de junio de 2016

Día Internacional del Yoga


Instituto Público Municipal de la Cultura JDM  y la Fundación Yoga Koumi los invita a celebrar el día Internacional del Yoga.

Instituto Público Municipal de la Cultura Juan de Dios Martínez  y la Fundación Yoga Koumi celebran el día Internacional del Yoga.


El Instituto de la Cultura JDM y la Fundación Yoga Koumi, apoyan la Resolución aprobada el  11 de diciembre de 2014, en su sexagésimo noveno período de sesiones de las Naciones Unidas, para ello han organizado celebrar el día Internacional del yoga, el Domingo 19 de Junio del 2016 a las 6:30 am en la sede principal de la Alcaldía de San Francisco, ubicada en la Av. 171 de la Urbanización Coromoto.

martes, 31 de mayo de 2016

Día Internacional del Yoga



Instituto Público Municipal de la Cultura JDM  y la Fundación Yoga Koumi los invita a celebrar el día Internacional del Yoga.

Instituto Público Municipal de la Cultura Juan de Dios Martínez  y la Fundación Yoga Koumi celebran el día Internacional del Yoga.

El Instituto de la Cultura JDM y la Fundación Yoga Koumi, apoyan la Resolución aprobada el  11 de diciembre de 2014, en su sexagésimo noveno período de sesiones de las Naciones Unidas, para ello han organizado celebrar el día Internacional del yoga, el Domingo 19 de Junio del 2016 a las 6:00 am en la sede principal de la Alcaldía de San Francisco, ubicada en la Av. 171 de la Urbanización Coromoto.

En este evento se realizarán diversas actividades en las que destacan la  demostración práctica para la rutina segura  del yoga, además disfrutaremos del teatro Yoguis, así mismo se proyectará el film Día Internacional del Yoga, la video galería pedagógica, multiculturalidad de las danzas y la gastronomía Hindú, estamos seguros que inquietaremos la toma de conciencia de la población acerca de los beneficios de esta actividad, al difundir ampliamente la información relativa a las ventajas que entraña la práctica del yoga como un enfoque holístico para la salud, el bienestar físico y espiritual.


El Instituto Publico Municipal de la Cultura JDM con el fin de promover, fomentar y difundir como política del Municipio, la Diversidad Cultural y Artística en todos los ámbitos sociales, sirve como apoyo y respaldo para la realización de esta celebración.
 
La entrada es totalmente libre, los interesados en participar solo tienen que reservar el cupo por la red social Facebook yogakoumi o  Instagram  @yogakoumiml,  llevar el tapete, ropa cómoda, un termo con agua, y mucho entusiasmo. ¡Vida y Paz!


sábado, 21 de mayo de 2016

¿Se puede dejar la mente en blanco?


¿Se puede dejar la mente en blanco? Sí, pero no le va a gustar el modo

Se tiende a pensar que la meditación consiste en dejar la mente en blanco, un error que conduce a abandonar de forma temprana el camino hacia nuestro objetivo. Cuando en clase de estas disciplinas relajantes le animan a borrarlo todo de su cabeza, no se refieren a liberarla de pensamientos, sino a aprender a centrarla en un aspecto sutil como puede ser la conciencia. Para meditar, se debe tener, obligatoriamente, un objeto de meditación, más físico y real cuando se es principiante, y más sutil cuando uno tiene una práctica avanzada. El único modo de no pensar es no estar vivo.


Dejar de cavilar es un deseo más habitual de lo que se imagina, tal y como corrobora, Cristina Gutiérrez Juanes, psicóloga sanitaria del centro madrileño Alcalá 177. “Mucha gente se acerca a la consulta buscando ayuda para no reflexionar, desconectar de sus pensamientos, dejar la mente en blanco y atenuar así el sufrimiento que les produce el incesante vaivén de juicios, ideas y sensaciones que bombardean nuestra mente. Sin embargo, no podemos dejar de hacerlo”.
Insiste en lo mismo el doctor Sergio Oliveros, psiquiatra, psicoterapeuta y director del Grupo Doctor Oliveros, para quien la mente no se puede dejar en blanco por definición, pues solo quedaría en blanco cuando fallecemos, y en tal estado ya ni existe. “Lo único que se puede hacer”, añade, “es concentrar la atención hasta que solo perciba el movimiento de las alas de la nariz al respirar, pero estaremos ocupando la mente con el sonido del aire, la variación de la temperatura al entrar y salir del cuerpo y la deformación que induce en las fosas nasales. Entonces, la corteza cerebral se desconecta, solo en parte, empieza a notarse el descanso”. 

La mente humana recibe continuamente información a través de los cinco sentidos, pero por suerte tiene la capacidad de concentrar la atención sobre el mundo interior de sentimientos, ideas y pensamientos. Y no solo eso… En un momento determinado, de toda la información recibida a través de un sentido concreto, puede seleccionar solo aquello que sea de su interés, según los expertos consultados. En otras palabras, si se concentra en el sentido del oído, por poner un ejemplo, notará cómo este se agudiza poco a poco, y la información que le llega a través del resto de los sentidos se irá haciendo menos relevante, pudiendo llegar incluso a desaparecer

Concentrarse significa reunir en el centro, recoger, centrar. Su opuesto es la dispersión y el esparcimiento.
En el yoga, a este estado de recogimiento se le denomina Dharana (“sujetar la mente”), que significa ser capaz de centrar la mente a voluntad, y mantenerla así durante un lapso sobre un objeto. La clave para conseguirlo, como aclara Carlos A. Miguel Pérez, director de la escuela de yoga Vasudeva de Madrid, pasa por no forzarla, "ya que si intenta calmarla por la fuerza, la mente se resistirá a ello, haciendo exactamente lo opuesto: saltar de un pensamiento a otro". En la filosofía del yoga hay una ley mental que dice: si un pensamiento prevalece, todos los demás tenderán gradualmente a someterse ante el dominante. Este es un                                   principio básico de la meditación.
Como apunta Oliveros, una persona rezando el rosario se tranquiliza, un niño contando ovejas se duerme, un judío haciendo genuflexiones frente al muro de las lamentaciones se desconecta del entorno y concentra su atención en la oración. Todas las culturas intentan “dejar la mente en blanco”, distrayéndose del entorno y concentrándose en lo que uno desea.
El primer paso de este camino es llegar a un estado de relajación psicoemocional. Durante la relajación, según nos explica Oliveros, “se produce una disminución de la actividad cerebral cortical y de los estímulos dolorosos, una mejor oxigenación de los tejidos por la dilatación de las arterias y la mayor profundidad de la respiración, una importante relajación muscular y sensación de tranquilidad”.
En yoga, la piedra angular de la relajación es el control de la respiración. De hecho, se dice que allí donde está la respiración está la mente. Pero, como apunta el experto, no se trata de hacer una serie de inspiraciones y exhalación profundas, sino de un control sobre la entrada y la salida del aire con una profundidad, ritmo y técnicas correctas 


Desde el punto de vista de la psiquiatría, Oliveros anima a seguir este camino, sin obstinarnos en dejar la mente en blanco. “Basta con que logremos relajarnos por la vía que nos sea posible, preservar cada día un espacio y un tiempo para nosotros y procurar evitar caer en círculos doctrinales o sectarios que pueden alejarnos del verdadero objetivo de la relajación, mejorar nuestra convivencia con la realidad y no alejarnos de ella como a menudo ocurre”, añade. En el ámbito de la psicología clínica, como sostiene Cristina Gutiérrez, lo único que podemos lograr es la capacidad de eliminar pensamientos o preocupaciones que nos hacen daño e interfieren en nuestra vida, y aprender a darle más importancia y mayor duración en nuestra mente a las ideas que nos provocan satisfacción. Al final se trata de controlar la mente, no de anularla, para cosechar los beneficios para la salud que la ciencia ya reconoce a esta práctica milenaria.